Navantia firma un acuerdo con Australia para el mantenimiento de su flota

Australia

El contrato asegura a la empresa española la varada técnica en Australia de 19 buques de la Marina australiana

Los astilleros españoles perdieron en junio de 2018 el concurso para la construcción de nueve fragatas

Los astilleros públicos españoles han logrado un acuerdo con uno de sus mejores clientes, Australia, para el mantenimiento o ciclo de vida de su actual flota militar y también de los buques que se construyan en un futuro para su Marina. Navantia Australia ha firmado un Acuerdo Estratégico con la Commonwealth de Australia, por el cual se refuerza la relación entre ambos firmantes y proporciona el marco de colaboración que asegure que todos los buques actuales y futuros, diseñados por Navantia y en servicio en la Marina Australiana, están correctamente mantenidos durante toda su vida operativa.

Este acuerdo permitirá a Navantia Australia un notable incremento de los trabajos de mantenimiento de los 19 barcos construidos por la compañía. El acuerdo es especialmente importate para Navantia aunque no se desarrolle directamente en los astilleros gaditanos. No obstante este contrato permite a ingenieros y técnicos españoles desarrollar este trabajo en aquel país.

El Acuerdo ha sido firmado en Sídney, a bordo del destructor HMAS Hobart, por el Vicealmirante Michael Noonan, jefe de la Marina Australia, y el presidente de Navantia Australia, Warren King. Susana de Sarriá Sopeña, presidenta de Navantia, y el secretario adjunto de Construcción Naval, Tony Dalton, son también firmantes del acuerdo, de forma no presencial.

La presidenta de Navantia ha declarado que «este acuerdo representa un importante hito en la larga relación de confianza que Navantia mantiene con Australia desde principios de los años 2000. Este acuerdo reconoce la importancia de Navantia Australia en el panorama de industrias críticas para la defensa y es también una prueba de la apuesta por la internacionalización de la empresa, en la que Australia figura como uno de los mercados estratégicos para la compañía».

Warren King, presidente de Navantia Australia, comentó que «este acuerdo es un avance en el desarrollo de las capacidades de la compañía, lo que significa que el mantenimiento y las modernizaciones de los destructores de la clase Hobart, los LHDs y las lanchas de desembarco, así como los nuevos buques de apoyo logísticos serán gestionados por Navantia Australia. Abre un importante futuro en el desarrollo de las operaciones actuales y nuevas soluciones apoyadas en tecnologías digitales».

La relación de Navantia con la Marina Australiana se remonta a los años 2000, primero con los contratos para el diseño de los destructores AWD y para la construcción de dos buques anfibios tipo LHD, construidos en Ferrol, que incluían doce lanchas de desembarco para los mismos, fabricadas en el astillero de San Fernando. En 2016 se firmó el contrato para el suministro de dos buques AOR, actualmente en construcción en el astillero de Ferrol. Navantia registró en 2012 su filial en Australia, que actualmente proporciona servicios de apoyo al diseño y al mantenimiento de todas las clases de buques diseñados por Navantia.

Navantia tuvo un duro revés con Australia en junio de 2018 al perder un megacontrato para la construcción de nueve fragatas. Los astilleros españoles eran los favoritos para llevarse el acuerdo, sin embargo, la balanza se inclinó a favor del contratista militar británico BAE Systems. El Brexit tuvo mucho que ver con esta adjudicación de nueve fragatas antisubmarino cuyo importe era de en 35.000 millones de dólares australianos (22.200 millones de euros.

Los nuevos buques, denominados Hunter, se construyen en los astilleros de la localidad australiana de Adelaida.

Más de diez años de relaciones

Cabe recordar que la relación entre Navantia y Australia cristalizó en septiembre de 2007 tras varios años de negociaciones y gestiones. Ese año firmaron la construcción en el astillero de Ferrol de dos portaeronaves, similares al ‘Juan Carlos I’ de la Armada española. Se trataba del ‘Camberra’ y del ‘Adelaide’, ambos ya en servicio. Más tarde, en 2011, Navantia se hizo con el contrato para la construcción de las doce lanchas de desembarco de ambos buques, seis unidades para cada uno, que se construyeron en el astillero de San Fernando. La relación siguió viento en popa y en diciembre de 2015, Australia adjudicó a Navantia la construcción de tres destructores de la serie Hobart por transferencia tecnológica. Estos buques están inspirados en las fragatas españolas de la serie F-100.

La última apuesta de Australia en favor de Navantia tuvo lugar en mayo de 2016 cuando adjudicó a la empresa española la construcción de dos buques logístico AOR, que se fabrican en estos momentos Ferrol.

La Mirada Económica de Cádiz

Así ha sido la conferencia telemática con el presidente Juan Martínez Barea, fundador y presidente de Universal DX, dentro del ciclo de La Mirada Económica de LA VOZ de Cádiz y ABC.

Fuente: La Voz Digital