El astillero de Cádiz reinicia su actividad y los de San Fernando y Puerto Real toman medidas

El astillero de Cádiz reinicia su actividad

El astillero de Cádiz reinicia su actividad, la incorporación de las plantillas en La Isla y en la factoría puertorrealeña será escalonada y ambas ya se preparan para recuperar el ritmo la semana que viene.

Un total de 107 personas han entrado a trabajar este lunes en la planta de la capital.

El astillero de Cádiz ha regresado este lunes a su actividad industrial después de cinco semanas de parón forzoso como consecuencia de la crisis del coronavirus. Un total de 107 personas, entre trabajadores de la industria auxiliar y de la propia Navantia, han retomado este lunes los trabajos que dejaron pendientes el pasado 15 de marzo, fecha en la que se declaró el estado de alarma en nuestro país, en la fragata ‘Navarra’ de la Armada española, que se encuentra en la planta desde entonces para una varada técnica. La factoría de la capital ha superado un amplio proceso de desinfección, mientras que los equipos de prevención y seguridad se han encargado durante los tres últimos días de aplicar a rajatabla el protocolo en las dependencias del centro para evitar contagios entre la plantilla y desarrollar el trabajo con garantías. De hecho, el comité de seguridad seguía durante la mañana la inspección para el cumplimiento de las nuevas normas.

Esta misma operación se llevó a cabo la semana pasada en las instalaciones de Navantia en la Base de Rota, donde un centenar de trabajadores, además de la plantilla de la subcontratas navales, se encargan del mantenimiento de los cuatro destructores norteamericanos desplegados en el Mediterráneo para el escudo antimisiles.

Tras la reanudación escalonada de la actividad en los centros de Rota y Cádiz le ha tocado el turno ahora a los astilleros de San Fernando y Puerto Real. Este periódico ha podido saber que la factoría isleña ha iniciado este lunes su proceso de adaptación a las nuevas directrices que marca el protocolo contra el coronavirus. Así, varios equipos de mantenimiento se han incorporado a su puesto de trabajo al mismo tiempo que otros de seguridad e higiene han tomado medidas para la distribución de mascarillas, hidrogel, señalización de las zonas comunes y equipos de protección. Se espera que la factoría isleña recupere de forma parcial su actividad industrial a partir de la semana que viene.

El comité intercentros de Navantia, que mantuvo una reunión el pasado miércoles con la dirección de la empresa, ha establecido la incorporación escalonada de la plantilla de astilleros en dos fases diferenciadas. Para ello se ha establecido un plan de reanudación de la actividad, que consiste en el que se está llevando ahora en las plantas de San Fernando y Puerto Real con la aplicación de las medidas que marca el protocolo, y un plan de reactivación, que comenzará a lo largo de esta semana y que seguirá la que viene con la incorporación escalonada de las distintas secciones.

Protocolo corporativo

Navantia inició el viernes la recuperación de la actividad en sus centros, priorizando la garantía de seguridad y salud laboral, con la puesta en marcha del protocolo contra el coronavirus. Las instalaciones de Rota fueron el ensayo inicial y luego siguió la de Cádiz, como adelantó LA VOZ.

Se trata de un protocolo corporativo de Seguridad y Salud Laboral, siguiendo las pautas establecidas por el Ministerio de Industria y el Ministerio de Sanidad, con el objetivo de determinar las medidas de control necesarias antes y durante la reanudación de la actividad en sus centros. Sirve como punto de partida para afrontar los cambios que se pudieran producir en los diferentes escenarios, los cuales serán sometidos a consulta en el Comité Intercentros, y en el caso de que hubiese que añadir alguna medida concreta en un centro de trabajo, se debatirá en los Comités Centrales de Seguridad, Salud Laboral y Medio Ambiente de cada centro y se trasladará al Comité de Seguimiento de COVID-19.

En primer lugar, Navantia sigue promoviendo las medidas de flexibilidad y trabajos en remoto para todos aquellos procesos que sean posibles cuando las funciones y recursos técnicos así lo permitan. Se facilita el uso de herramientas online, se suspenden las actividades de formación y se aconseja evitar los viajes.

Los comités de emergencia de cada centro organizarán la entradas y salidas, que serán escalonadas en franjas horarias para evitar aglomeraciones, a lo que se sumarán las señalizaciones y dispositivos necesarios para garantizar la distancia de 2 metros entre personas.

En cuanto a la limpieza diaria y desinfección de los puestos de trabajo y zonas comunes, se realizará al finalizar cada turno de trabajo, en teclados, pantallas táctiles, ratones, pomos de puertas, interruptores, barandillas, máquinas de vending, talleres, inodoros, vestuarios… Además, se favorecerán las prácticas de autolimpieza de los equipos, tanto personales como compartidos.

El uso de espacios comunes también estará controlado por señalizaciones en el suelo marcando las distancias de seguridad, y los vestuarios contarán con un acceso organizado, una ventilación adecuada y la presencia fija del personal de limpieza durante los horarios de entrada y salida, con el fin de garantizar una correcta desinfección.

La constructora naval española no estuvo entre las que volvieron al trabajo el pasado 13 de abril tras quedar derogado el decreto de hibernación económica para los sectores no esenciales, dictado por el Gobierno el 22 de marzo. Navantia y sus comités pactaron el 15 de marzo que volverían al trabajo tras el decreto de alarma, ahora el 11 de mayo, pero la situación puede cambiar, ya que se están tomando medidas especiales de desinfección y protocolos sanitarios.

Fuente: La Voz Digital